EJERCICIO vs CANCER Y DIABETES

  • Publicado por Daniel Ruiz
  • en 3/07/2013 09:12:00 p. m. -
  • 0 comentarios

Dieta y ejercicios para evitar el cáncer y la diabetes

La pérdida de peso – por el cambio en la dieta o en combinación con ejercicio físico – tiene un impacto positivo en la producción de hormonas del tejido adiposo: las células adiposas producen menos leptina, pero, en cambio, producen más adiponectina, que contrarresta la diabetes y el cáncer. Estos cambios explican, a nivel molecular, el efecto promotor de la salud del ejercicio físico y cambios en la dieta.

La pérdida de peso y el ejercicio estimulan la producción de la hormona adiponectina, que contrarresta la diabetes y el cáncer. Crédito de la imagen: Marin (FreeDigitalPhotos.net)
La pérdida de peso y el ejercicio estimulan la producción de la hormona adiponectina, que contrarresta la diabetes y el cáncer. Crédito de la imagen: Marin (FreeDigitalPhotos.net)
Los epidemiólogos estiman que alrededor del 80% de las enfermedades más comunes están relacionados con el sobrepeso severo y la obesidad, así como con un estilo de vida sedentario. Las personas obesas tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, enfermedades vasculares, hipertensión, diabetes y cáncer. Esto reduce su expectativa de vida; sin embargo, la pérdida de peso y la actividad física ayudan a contrarrestar esto. La actividad física regular reduce el riesgo de desarrollar cáncer de mama, cáncer colorrectal y de cuello uterino.
Los vínculos entre el peso corporal, el estilo de vida y el riesgo de desarrollar cáncer y otras enfermedades crónicas todavía no se entiende con detalle. Sin embargo, se cree que los cambios en la señalización hormonal son los responsables de estos procesos. “El tejido adiposo produce varias hormonas que tienen un gran impacto en el metabolismo”, dice la Prof. Dr. Cornelia Ulrich. “Las importantes son la adiponectina anti-inflamatoria, que aumenta el efecto de la insulina, y la leptina, que puede promover el crecimiento de células tumorales”.
¿El peso corporal y el ejercicio también afectan la producción de estas hormonas claves del tejido adiposo? Al respecto, la Prof. Ulrich condujo un estudio controlado aleatorio con 439 mujeres posmenopáusicas con sobrepeso (> 50 años). A las participantes se les dividió en tres “grupos de intervención” (dieta; ejercicio; dieta + ejercicio), así como un grupo de control. A los grupos se les observó de forma intensiva durante un período de un año, de ahí que los resultados obtenidos son particularmente valiosos.
“Nuestra hipótesis era que una combinación de actividad física y de pérdida de peso debe dar lugar a una relación más favorable de los dos niveles de las hormonas”, dijo Ulrich. La producción de leptina disminuyó en los tres grupos de intervención, más notablemente en el grupo de dieta + ejercicio (hasta un 40%). Por el contrario, la producción de adiponectina aumentó más en las mujeres que estaban en una dieta baja en calorías solamente.
Independientemente del tipo de intervención, el efecto positivo sobre la producción de hormonas dependió del grado de pérdida de peso: a más kilos perdidos, mayor fue el aumento del nivel de adiponectina y mayor fue la reducción en el nivel de leptina. “Observamos los cambios más grandes en las mujeres que habían perdido un 10% de su peso corporal inicial,” dijo la Dra. Clare Abbenhardt, primera autora del estudio. “Algunas de estas participantes alcanzaron un aumento del 20% en los niveles de adiponectina, y su leptina disminuyó por más del 50%”.
La producción de leptina parece estar influenciada por cambios simples de la composición corporal, ya que en el grupo de intervención de ejercicios, las participantes ganaron masa muscular sin perder peso.
De acuerdo con la Prof. Ulrich, ahora se tiene una mejor comprensión de los mecanismos por los cuales la pérdida de peso, y el ejercicio protegen de las enfermedades crónicas. Añadió que el efecto promotor de la salud de la adiponectina ya se considera un hecho debido a los numerosos estudios realizados, y que los niveles más bajos de leptina, por otro lado, ofrecen menos estímulos de crecimiento para las células tumorales. Por lo tanto, se está en condiciones de dar recomendaciones bien fundadas a las mujeres sobre cómo se puede influir positivamente en estos dos reguladores metabólicos importantes: ¡mantener un peso corporal saludable y hacer más ejercicios!

Author

Written by Admin

Aliquam molestie ligula vitae nunc lobortis dictum varius tellus porttitor. Suspendisse vehicula diam a ligula malesuada a pellentesque turpis facilisis. Vestibulum a urna elit. Nulla bibendum dolor suscipit tortor euismod eu laoreet odio facilisis.

0 comentarios: